El hecho de que ya se hayan aprobado las nuevas directivas de contratación pública no significa que ya esté todo hecho. Ni mucho menos.

Una de las tareas que considero más complicadas es tratar de aunar esfuerzos y criterios comunes para alcanzar el objetivo que persigue  la Comisión Europea en el servicio de contratación pública: un mercado único de contratación pública electrónica paneuropea interoperable y asequible.

Y no es que este asunto sea especialmente difícil tecnicamente.  No es un problema técnico, es más bien un problema de comunicación y coordinación general. Pero después de muchos años de experiencia, hemos comprobado que estos son los verdaderos problemas: la comunicación y la coordinación.

No hay aparentemente una promoción clara por parte de las instituciones responsables de cuáles son los mínimos requisitos imprescindibles para conseguir este objetivo utilizando tecnología de la información: aplicaciones que permitan el formato electrónico en la relación entre las administraciones (todas las europeas) y los operadores económicos (todos los europeos).  No hay un proceso de homologación institucionalizado de sistemas de información para la contratación pública electrónica, que cuide de los aspectos de interoperabilidad y los estándares. Y debería de haberlo.

Hay que recalcar lo de “todos”, porque se trata de eso. Si no sería tan fácil como seguir como hasta ahora. Cada administración pública se entiende con sus proveedores, y a otra cosa.

Pero lo que quiere la Comisión es un espacio donde cualquier proveedor europeo pueda conocer y acceder a la oferta de contratación pública de cualquier organización del sector público de Europade forma asequible: fácil y no onerosa. Y esto no se improvisa. Es más ni siquiera promoviéndolo es una tarea sencilla.

En este webinar trataremos de dar una pincelada general para que los responsables de llevar a cabo las tareas que la nueva directiva exige, estén al tanto de cuales son y cómo están estos asuntos.

En cualquier caso, hay que volver a recordar que estos asuntos son una parte de lo que debería de tenerse muy en cuenta en los trabajos de trasposición que se están llevando a cabo en la actualidad. Trasponer una directiva comunitaria que trata de generar un entorno de interoperabilidad en un asunto tan complejo y sensible (política, económica, técnica y socialmente) como la contratación pública sin tener en cuenta estos y otros condicionantes es hacer una transposición con muy poco recorrido. Con independencia de la técnica jurídica y o de si finalmente está en una, dos, o tres leyes.

Para asistir al seminario virtual os podéis apuntar en este enlace:  INSCRIPCIÓN AL WEBINAR INTEROPERABILIDAD Y ESTÁNDARES CON PLYCA