Buenos días, tenemos en la administración en la que trabajo una duda constante que no esta exenta de polémica.

En cada contrato de obra mayor o menor se declara un responsable del contrato al que el órgano de contratación no indica función alguna, ni la especifica en ningún pliego. Es decir nuestra función como responsables del contrato es la estipulada en las normas y en la ambigüedad que las acompaña.

Así nos remite el órgano de contratación que firmemos facturas, que hagamos propuestas de pago o nos remite directamente funciones de gestión de la ejecución del proyecto, es decir nos pregunta  sobre las irregularidades contempladas en la ejecución de la obra o sobre el cumplimiento de los permisos y autorizaciones solicitadas para llevar a cabo la misma.

Incluso en esta circunstancia se remite al responsable del contrato informes sobre deficiencias encontradas en el expediente como la falta de disponibilidad de los terrenos.

¿Alguien me puede decir que si en esta circunstancia estas funciones son propias del responsable del contrato?

Visitas: 3624

Responde a esto

Respuestas a esta discusión

Hola José, en mi opinión:

  • Es un hecho que en la gestión de la contratación, nos preocupamos mucho del proceso que llega hasta la formalización del contrato.
  • Desde ese instante, la gestión del contrato pasa a estar en profesionales con un perfil no jurídico, que son los que deben controlar la ejecución del contrato.
  • En la comunidad hay muchos debates sobre la ejecución del contrato y la realidad es que la subcontratación se hace de hecho, pero no se suele tramitar; las modificaciones siempre eran conocidas por los gestores, a posteriori; las prórrogas de los contratos se hacía tácitamente...
  • En fin que la ejecución del contrato era una fase, quizá la fundamental, en la que la administración pública, en su conjunto, se relajaba en sus funciones.
  • En ese escenario nació la figura del responsable del contrato. 
  • Quizá en el contrato de obra, con el director de la obra se pueda prescindir de dicha figura. En los restantes, es necesario responsabilizar a alguien del control de la ejecución del  contrato.
  • Claro está que no basta con un simple decreto de designación, el nombramiento se debería de acompañar de información, de formación y de herramientas para que los responsables del contrato sepan qué deben hacer, cómo lo deben hacer y lo puedan hacer bien.

De todos modos es una cuestión debatida.

Un saludo.

Buenas tardes José,

Entiendo, por el sentido de tu pregunta que, en vuestro caso, la figura del responsable del contrato, reviste un carácter vinculado a la administración contratante. Dejamos fuera, por tanto, los casos en que el responsable del contrato sea ajeno a aquella Administración (lo que, seguramente, se instrumentaría a través de un contrato de servicios).

En aquel caso, como digo, el responsable del contrato, y a falta de previsión legal más específica (porque el artículo 52 del TRLCSP no aclara gran cosa), no puede tener otras funciones que las expresamente consignadas en los Pliegos de Cláusulas Administrativas Particulares (entiendo que es el lugar idóneo para regular esta cuestión) o en instrucciones internas que se podrían dictar dentro del ámbito organizativo de cada Administración Local (potestad autoorganizativa), de las cuales habría que dar cumplida publicidad para conocimiento de los licitadores.

Hasta la fecha y que yo sepa, Galicia es la única Comunidad que se ha preocupado de regular en mayor profundidad la figura del responsable del contrato.

Dicho esto, la figura del responsable del contrato debería circunscribirse a eso, a la ejecución del contrato y a las incidencias surgidas durante la misma, como órgano de apoyo al órgano de contratación en el ejercicio de las potestades administrativas que se le atribuyen por Ley. Precisamente por eso, el TRLCSP habla de responsable del contrato y no de la documentación preparatoria o de la licitación (para eso ya está la mesa de contratación).

Pero es que, además, tenemos que tener en cuenta que estamos ante contratos de obra, los cuales requieren de:

- Primero, la elaboración, supervisión, aprobación y replanteo del correspondiente proyecto que debe definir con precisión el objeto del contrato: fases que son responsabilidad del equipo redactor del proyecto (lo que nos lleva a la Ley de Ordenación de la Edificación y normativa urbanística autonómica), del supervisor del proyecto de distinta (i.e. Oficina de supervisión de la Diputación provincial) o de la misma Administración (esta función haría las veces del visado colegial) y, finalmente, del órgano de contratación que aprueba el proyecto. También aquí, meteríamos al redactor del Estudio (Básico) de Seguridad y Salud.

Aquí enmarcaríamos, por ejemplo, el problema que apuntas sobre la falta de disponibilidad de los terrenos. En este sentido, el proyecto debe contener las referencias necesarias al replanteo de la obra y una vez aprobado aquel, debe hacerse el replanteo previo. Si no es hasta la comprobación del replanteo e inicio de obra, cuando nos percatamos del problema de la disponibilidad de los terrenos, habrá que instar la suspensión y modificación del contrato o, en caso de que esto no sea posible, su resolución por desistimiento.

- Segundo, y mas importante, la existencia de un equipo de dirección de obra (el apartado 2º del artículo 52 mencionado dice "En los contratos de obras, las facultades del responsable del contrato se entenderán sin perjuicio de las que corresponden al Director Facultativo"), en el que se incluye al coordinador de Seguridad y Salud, que es el que debería:

1.- Emitir las certificaciones de mensuales y prestar conformidad a las facturas.

2.- Emitir todo tipo de informes en su función de asistencia al órgano de contratación, durante la ejecución del contrato (prórrogas del plazo de ejecución, imposición de penalidades, propuestas de modificación, propuestas de revisión de precios, fuerza mayor, etc.).

3.-Velar por la seguridad de los trabajadores en obra y el cumplimiento de la normativa de subcontratación.

4.- Intervenir en el proceso de recepción y liquidación de la obra y, finalmente, también transcurrido el plazo de garantía (según dispone el artículo 235 TRLCSP).

Dicho lo cual, el responsable del contrato en un contrato de obras, debería tener un perfil más jurídico que otra cosa, porque el ámbito técnico ya está, al menos en teoría, cubierto por el equipo de dirección de obra.

Espero que te sirva de ayuda.

Saludos.

Juanjo.

Muchas gracias por sus respuestas, la verdad es que entiendo la dificultad de este tema hasta el punto de que no logramos decidir si la figura debe tener un perfil técnico o jurídico. Aquí sea cual sea la obra indistintamente en unos casos se nombra a un jurídico como responsable y en otros a un arquitecto técnico. El artículo 52 del TRLCSP permite atribuir al responsable del contrato todas aquellas funciones que tienen que ver con el aseguramiento de la correcta ejecución del contrato pero estoy hablando en un contexto en que no existen atribuciones por el órgano de contratación, en todo caso se nos encomienda verbalmente la responsabilidad de la ejecución del contrato.

Bueno la cuestión es muy interesante y se agradece mucho la ayuda prestada

.

RSS

El cactus de la contratación pública

Planta en cultivo para talleres, jornadas y eventos de contratación pública en temas diversos.

© 2019   Creado por Guillermo Yáñez Sánchez.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio