¿Estamos usando los criterios para la evaluación de las ofertas correctamente? ¿Es el precio un criterio como los demás? ¿Qué significa el artículo 149 b de la LCSP?

Buenas tardes:

En el capítulo 2 “CRITERIOS Y PUNTUACIÓN” de mi artículo ESTANDARIZACIÓN DE LA EVALUACIÓN DE LA OFERTA ECONÓMICA publicado en el Observatorio de Contratación Pública demuestro que si no tenemos cuidado, podemos alterar el valor de las ofertas al normalizar o repartir los puntos en cada criterio, porque el valor de una oferta es intrínseco a la misma y no debería depender del valor de las otras ofertas.

No puede ser que la misma oferta pase de ser declarada temeraria a ganar el concurso simplemente por cuantos sean los licitadores y con qué ofertas concurren a un concurso.

Ejemplo cuando el precio es el único criterio.

Caso 1. Un licitador.

Licitador A. Si Oferta A = 74% del PBL, entonces la oferta es temeraria y si el licitador no demuestra que puede ejecutar el contrato, habría que declarar nulo el concurso.

Caso 2. Dos licitadores.

Licitador A. Oferta A = 74% del PBL.

Licitador B. Oferta B=90% del PLB.

La diferencia entre oferta A y oferta B es el 16% del PLB.

El licitador A, con la misma oferta A que en el caso 1, gana el concurso porque según el art. 85.2 del RGLCSP, la oferta A no es temeraria.

Para evitar esto siempre deberíamos declarar en el PCAP cuales son los límites de la oferta temeraria y asegurarnos de no producir los mismos efectos negativos que en el ejemplo anterior.

Pero esto no es todo. A la hora de repartir los puntos, el precio es un criterio más al que asignamos determinados puntos del total, por ejemplo 30 de 100.

Ejemplo con 3 criterios: Calidad de la oferta (40 puntos). Equipo de trabajo (30 puntos). Precio (30 puntos).

El artículo 149 2.b del LCSP, en relación a la determinación de las ofertas temerarias, dice que cuando existen más de un criterio, “se han de establecer los parámetros objetivos que deberán permitir identificar los casos en que una oferta se considere anormal, referidos a la oferta considerada en su conjunto”.

¿Significa esto que el precio por sí mismo no puede ser el único criterio para determinar la anormalidad de una oferta? Eso parece, pero no es así. Pensemos en lo que significa el precio.

¿Acaso el precio no representa a la oferta en su conjunto? ¿Acaso el licitador no refleja en el precio el coste de la calidad o del equipo de trabajo? Es más, ¿no estamos evaluando dos veces la calidad y el equipo de trabajo, una en sus respectivos criterios y otra, en la parte correspondiente del precio?

Si quisiésemos representar correctamente el criterio precio deberíamos darnos cuenta de que la calidad y el equipo de trabajo representan costes y que el criterio precio, en realidad, sólo debería representar cuanto está dispuesto a perder el licitador de sus beneficios.

Deberíamos, por tanto, exigir al licitador que nos desglose el precio y nos indique cuanto le cuesta la calidad y el equipo de trabajo y cuál será su beneficio.

Y así volvemos al planteamiento sobre la fórmula para evaluar el precio que hemos estado discutiendo en ¿La fórmula definitiva para valorar el precio? y el significado del precio.

Saludos

Visitas: 574

Responde a esto

Respuestas a esta discusión

Buenos días Manuel, y gracias por compartir tus conocimientos, ideas y reflexiones en al comunidad. Vamos a ver qué dicen otros expertos sobre la cuestión que planteas.

Un saludo.

¿Vas a estar en Cuenca?

Buenos días Guillermo. Me gustaría haber podido estar en Cuenca, pero es imposible. Acabo de volver de vacaciones y tengo mucho trabajo pendiente. El año próximo, quizás.

Saludos

Buenas tardes

el artículo 149.b dice que "Cuando se utilicen una pluralidad de criterios de adjudicación, se estará a lo establecido en los pliegos que rigen el contrato, en los cuales se han de establecer los parámetros objetivos que deberán permitir identificar los casos en que una oferta se considere anormal, referidos a la oferta considerada en su conjunto". (la negrita es mia)

por lo tanto, si vamos a establecer una pluralidad de criterios, que por otro lado debería ser lo normal, el resto de criterios deben tomarse en consideración para establecer una oferta anormal.

por ejemplo:

Si concurre una empresa licitadora, se considera anormalmente baja la oferta que cumpla los dos criterios siguientes:

  • Que la oferta económica sea un 25% más baja que el presupuesto de licitación.
  • Que la puntuación que le corresponda en el resto de criterios de adjudicación distintos del precio sea superior al 90% de la puntuación total establecida en el pliego de cláusulas administrativas particulares.

Si concurren dos empresas licitadoras, se considera anormalmente baja la oferta que cumpla los dos criterios siguientes:

  • Que la puntuación que le corresponda en la oferta económica sea superior en más de un 20% a la de la otra oferta.
  • Que la puntuación que le corresponda en el resto de criterios de adjudicación distintos del precio sea superior en más de un 20% en la puntuación más baja.

Si concurren tres o más empresas licitadoras, se considera anormalmente baja la oferta que cumpla los dos criterios siguiente:

  • Que la puntuación que le corresponda en la oferta económica sea superior en más de un 10% a la media aritmética de las puntuaciones de todas las ofertas económicas presentadas.
  • Que la puntuación que le corresponda en el resto de criterios de adjudicación distintos del precio, sea superior a la suma de la media aritmética de las puntuaciones de las ofertas y la desviación media de estas puntuaciones.

Para calcular la desviación media de las puntuaciones se obtendrá, para cada oferta, el valor absoluto de la diferencia entre su puntuación y la media aritmética de las puntuaciones de todas las ofertas. La desviación media de las puntuaciones es igual a la media aritmética de estos valores absolutos.

Me gusta, yo no distingo entre las ofertas que se presentan (ya se que entonces si hay una nunca habrá desproporcionadas) pero si utilizo la media de puntuaciones.

Hola Jorge ¿Tenéis algún PCAP publicado en el que podamos ver esta forma de valorar la presunción de anormalidad? Gracias

Esta es la discusión interminable, pero mientras la Ley siga diciendo "determinarán el umbral de anormalidad por referencia al conjunto de ofertas válidas que se hayan presentado" si solo hay criterio precio tenemos que tener en cuenta todas las ofertas presentadas.

Y en el caso de que haya múltiples también, porque antes de pedir al licitador nada hay que determinar que la oferta es desproporcionada y todos los que vemos a diario ofertas vemos precios de tipo medio-bajo que ofertan DE TODO, y siempre hemos sabido que, aunque el precio no lo determine, es oferta era anormalmente baja, y si teníamos alguna duda, como norma general la despejan los problemas en la ejecución.

Buenas tardes:

El art. 149.2 b) no dice que para determinar el límite de la oferta temeraria el resto de criterios deben tomarse en consideración”, además del precio se entiende, sino que los parámetros para determinar la anormalidad deben referirse a la oferta considerada en su conjunto, que no es lo mismo. Si hubiesen querido decir que hay que considerar todos los criterios de adjudicación que el órgano de contratación haya definido, lo habrían dicho tal cual.

Un criterio de solvencia representa un requisito obligatorio del objeto del contrato; por ejemplo, la superficie mínima y máxima de una mesa de despacho.

Un criterio de adjudicación representa un requisito deseable, no obligatorio, del objeto del contrato; por ejemplo, el color de una mesa de despacho.

Existen criterios, requisitos obligatorios o deseables, que tiene una correspondencia directa con determinados costes para el licitador. Por ejemplo, el tablero de una mesa de 2 metros cuadrados tiene un coste determinado.

Otros criterios no representan costes fácilmente identificables por el licitador, no son costes directos, pero igualmente el licitador los incluyen en sus partidas de costes correspondientes. Por ejemplo, servir las mesas en una localización determinada lleva aparejados costes de transporte y montaje que dependen del número de mesas y de la localización donde deban ser entregadas y montadas.

Otros criterios no representan costes adicionales a los ya considerados para el licitador; por ejemplo, puede que al licitador le cueste lo mismo producir y entregar una mesa blanca o gris.

Así pues, en el precio el licitador incluye todos los costes a que les obliga los requisitos del concurso representados por criterios de solvencia y adjudicación, otros costes internos del propio licitador necesarios para la ejecución del contrato si gana el concurso, y el beneficio que espera obtener.

Lo que está claro es que los criterios de solvencia y adjudicación del concurso que el órgano de contratación decide tener en consideración no representan todos los costes en que incurre el licitador y tampoco el beneficio, que también forma parte del precio. Por tanto, es incorrecto decir que la “oferta considerada en su conjunto” se puede representar por los criterios que el órgano de contratación haya definido.

Existen criterios que representan características deseables del objeto del contrato, que el órgano de contratación pondera como cree conveniente, pero que no tienen ningún impacto en la anormalidad de una oferta.

No se me entienda mal. Cuando digo que con el precio puede ser suficiente para determinar la anormalidad de una oferta, no quiero decir que no se pueda utilizar algún otro criterio sino, simplemente, no hay obligación de hacerlo.

En cualquier caso, deberíamos plantearnos algunas cuestiones como el uso del artículo 85 del RGLCSP que, al igual que hacen los órganos de contratación, impone límites arbitrarios sin ninguna justificación que pueda probarse.

En el primer ejemplo que pone Jorge hace uso del art. 85 del reglamento al que añade otra consideración para el resto de criterios, ¿cómo se justifica ese 90%? ¿Por qué no es el 85%? Quiero decir con esto que la libertad que tiene el órgano de contratación para fijar estos límites es peligrosa porque lo mismo es fruto de un ejercicio sensato de análisis que de un intento de manipular el resultado del contrato.

Hay otra cosa que os quería comentar con algún ejemplo sobre el hecho de que el peso de los criterios están doblemente representados: uno, en el peso del propio criterio y otro, en el coste correspondiente al criterio que el licitador ha incluido en el precio, pero lo voy a dejar para otro momento.

Saludos

Buenos días

Ayer, se me olvidó comentar el modo el que Jorge define la oferta temeraria.

Tomemos como ejemplo el primer caso, un único licitador.

Si concurre una empresa licitadora, se considera anormalmente baja la oferta que cumpla los dos criterios siguientes:

    • Que la oferta económica sea un 25% más baja que el presupuesto de licitación.

    • Que la puntuación que le corresponda en el resto de criterios de adjudicación distintos del precio sea superior al 90% de la puntuación total establecida en el pliego de cláusulas administrativas particulares.

Antes de seguir, quiero aclarar una cosa. Cuando en la segunda condición dice “la puntuación total establecida en el PCAP” se refiere a la puntuación total establecida en el PCAP para los otros criterios distintos del precio. ¿Es así? Si es así, sigamos y si no, todo el análisis que sigue es erróneo.

Hay que tener en cuenta que cuantas más condiciones se deban cumplir simultáneamente, menor es el número de casos que las cumplen.

Vamos con el análisis con ejemplos concretos.

Supongamos lo siguiente:

  • 4 criterios: el precio y C1, C2 y C3.

  • La puntuación máxima que se puede alcanzar en cada criterio son:

    • precio, 30 puntos;

    • C1, 40 puntos;

    • C2, 20 puntos; y

    • C3, 10 puntos.

  • La mayor puntuación que es posible alcanzar es 100 puntos con el siguiente reparto:

    • 30 puntos para el precio y

    • 70 puntos para el resto de criterios.

  • El presupuesto base de licitación (PBL) es 120.


El 25% de 120 es 30, así que si el precio es inferior a 90 se cumple la primera condición.

El 90% de 70 (puntos del resto de criterios) es 63, así que si en el resto de criterios se obtiene más de 63 puntos se cumple la segunda condición.

Como se han de cumplir las dos condiciones simultáneamente, según se enuncia en las condiciones de temeridad, si el precio no es inferior a 90 no se estaría en baja temeraria sea cual sea la puntuación obtenida en los otros criterios. Y al revés, si no se superan los 63 puntos en el resto de criterios, no se estaría en baja temeraria sea cual sea el precio.

¿Veis el problema? Siempre que no se superen los 63 puntos en el resto de criterios, cualquier oferta económica es posible sin que se considere que la oferta es temeraria.

Dependiendo del reparto de pesos entre el precio y el resto de criterios, un licitador inteligente podría decidir conscientemente obtener sólo 3 en C3, si en C1 y C2 obtiene la máxima puntuación, y bajar el precio hasta donde le resulte más ventajoso, según el reparto de pesos, que puntuar más de 3 puntos en C3.

Evidentemente, una bajada del 80% respecto del PBL, sin que se supere los 63 puntos en el resto de criterios, haría saltar todas las alarmas, pero no podríamos iniciar el procedimiento para determinar la temeridad de la oferta porque según las condiciones establecidas en el PCAP, la oferta no es temeraria. Supongo que habrá otros mecanismos para resolver esta situación.

Pero sin tener que llagar a llamar la atención, una oferta de, por ejemplo, el 65% del PBL, sin que supere los 63 puntos en el resto de criterios, sería una oferta válida porque no incurriría en baja temeraria. Si después resulta que la ejecución del contrato es un desastre porque el licitador no ha destinado los medios apropiados, la culpa será sólo nuestra. Y si todo va como la seda, nos habremos ahorrado mucho dinero, pero habremos asumido un riesgo muy alto.

No he analizado las condiciones para 2 o más licitadores, pero sospecho que se pueden presentar problemas parecidos.

Para visualicéis lo que quiero decir, en el gráfico podéis ver que sólo las ofertas que caigan en la zona sombreada de rojo son ofertas temerarias. El resto son ofertas válidas.

Repito que debemos tener cuidado con las condiciones de temeridad que definamos y recordar que cuantas más condiciones simultaneas se deban cumplir menor es el número de casos que las cumplen.

Saludos

Buenas tardes Manuel

este modelo lo puedes encontrar (lamentablemente sólo en catalán), en la web de la Diputación de Gerona, elaborado por el Departamento de Informática, Matemática Aplicada y Estadística de la Universidad de Girona.

Míralo con cariño y luego comentas, anda

Jorge, ¿me mandas el enlace o directamente el documento?

Saludos

Buenas tardes Jorge:

He buscado el modelo en la Diputación de Girona y sólo he encontrado una presentación donde sólo hay una diapositiva (diapositiva 3) para el caso de un único licitador. En dicha diapositiva no se muestra nada más la aplicación de la primera condición "Que la oferta económica sea un 25% más baja que el presupuesto de licitación", pero no cómo se aplicaría la segunda.

¿Tienes algo más descriptivo de este modelo? Si no, ponme un ejemplo de como lo aplicarías a ver si así no aclaramos porque por más vueltas que le doy no veo error en mi análisis.

No sé que pensaréis los demás.

NOTA: Tampoco he encontrado nada en el "Departament d’Informàtica, Matemàtica Aplicada i Estadística"

Saludos

Perdón Manuel, andaba en otras cosas, te lo mando

http://www.ddgi.cat/web/servei/2121/eina-de-calcul-d-ofertes-anorma...

RSS

Última actividad

Ícono del perfil via Twitter
RT @joseche_jagg: Y Houdini como maestro del escapismo de las hordas de los vecinos lanzadas contra él por el alcalde que quiere hacer ese…
TwitterHace 1 hora · Responder · Retweet

Consultores y abogados
Nagore Alberdi Berasaluze ha respondido a la discusión Recursos contra actos de la mesa de contratación. de gregorio camacho fernández
"Buenas tardes,  estoy en una situación parecida. Quiero recurrir una propuesta de…"
Hace 8 horas
Ícono del perfil via Twitter
LA NECESARIA Y OBLIGATORIA PLANIFICACIÓN DE LA ACTIVIDAD CONTRACTUAL. CLAVES PARA REALIZAR UNA ADECUADA PLANIFICACI… https://t.co/mIG1MtUX9o
TwitterHace 10 horas · Responder · Retweet
Ícono del perfil via Twitter
El alcance vinculante de la Instrucción 1/2019 de la OIReScon, por José Manuel Martínez. – La parte contratante https://t.co/7JFi5jtDEX
TwitterHace 10 horas · Responder · Retweet

© 2019   Creado por Guillermo Yáñez Sánchez.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio